Skip to content →

West is west


me interrogo por qué cuando los chinos vendaban los pies de las mujeres para que no les crecieran lo denominábamos tortura homónima
en cuanto a nuestras bailarinas clásicas que a los 40 tienen los pies rotos, las tetas que no se les desarrollaron, no menstrúan y no sirven ya para otra cosa que perpetuar el sistema dando clase, ¿lo llamamos cómo?
detesto a quienes me responden no vas a comparar y se lo creen
lo de las saudis, las mutilaciones, la desigualdad en pesos y medidas, los castrati, lo calibramos, digo, comparamos otro día

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr

Published in Poesía/Texto

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *